Servicios veterinarios en CARTAGENA

Contamos con todos los servicios veterinarios que pueda necesitar tu mascota. Pregúntanos.

Nuestros servicios

En Centros Veterinarios Cabomanga vas a encontrar los servicios veterinarios que necesitas en CARTAGENA para tu mascota. Como ya te hemos comentado anteriormente en la sección de Inicio de esta misma página web prestamos los siguientes servicios:

  • Acupuntura: no solo se practica sobre personas, también sobre animales.

  • Cirugía: contamos con quirófanos preparados para cualquier tipo de cirugía.

  • Ecografía: también realizamos ecografías.

  • Rayos X: disponemos de una sala para radiografías.

  • Vacunaciones: tenemos programas de vacunación. Pregúntanos por ellos.

  • Peluquería: te ofrecemos este servicio para que tu mascota luzca con aspecto inmejorable.

  • Hospitalización: tenemos instalaciones equipadas con todo lo necesario por si tu animal necesita ser hospitalizado.

  • Laboratorio: contamos con nuestro propio laboratorio. En él podemos analizar todas las muestras que nos llegan.

  • Incineración: tras el fallecimiento de tu mascota podemos proceder a su incineración, si así lo deseas.

  • Medicina interna: contamos con profesionales especializados en medicina interna.

  • Seguros animales: contamos con una amplia variedad para que tu compañero esté totalmente cubierto.

  • Visitas a domicilio: si te es imposible desplazarte hasta nuestra clínica por la razón que sea, que sepas que podemos hacerlo nosotros mismos hasta tu domicilio.

Consejos de salud

UROLITIASIS:

Cálculos urinarios en gatos:

La urolitiasis se conoce como la presencia de cálculos (urolitos) en la orina de nuestros gatos.
La función primordial del riñón es eliminar de forma líquida los desechos del organismo mediante la orina.
La orina contiene diferentes residuos, entre ellos minerales que, en determinadas condiciones pueden precipitar y dar lugar a la aparición de los cristales. Esta circunstancia se conoce como cristaluria (presencia de cristales en orina). Si esta circunstancia se mantiene a lo largo del tiempo éstos cristales, que son microscópicos, se van acumulando dando lugar a formas macroscópicas, y pasan a llamarse urolitos.
Aproximadamente existen unos 20 minerales diferentes que forman parte de la composición de estos urolitos y, dependiendo de las características de la orina (ph, densidad, proteínas) el tipo de cristal podrá varias.

Síntomas:

Los síntomas que manifestará nuestro gato son diversos y pasan de ser leves (cistitis: inflamación de la vejiga o uretritis: inflamación de la uretra) a graves (obstrucción total o parcial de la salida de orina).
Lo habitual es que el dueño observe que su gato orina fuera de la bandeja de arena, dejando pequeños charcos de orina con sangre (al principio de la enfermedad) hasta sólo dejar pequeñas gotas de orina o de sangre en el suelo. además muchos dueños acuden al veterinario porque piensan que su gato está estreñido, ya que el animal va continuamente a la bandeja de arena y no consigue hacer nada, adoptando una posición parece a cuando están estreñidos, estos continuos viajes no son más que los intentos de nuestro gato de hacer pis y de no conseguirlo. Este cuadro clínico se conoce como F.U.S. (síndrome urológico felino).
Este problema puede afectar tanto a hembras como a machos, aunque es más frecuente en machos castrados, ya que al no marcar con orina su territorio no evacuan de forma regular tanta orina como un gato entero, lo cual hace que la orina en la vejiga se concentre más, dando lugar a la precipitación de los minerales que contiene y por tanto a los cristales. Las razas más afectadas por el F.U.S. son la persa y la siamesa.
De forma general podemos afirmar que del 65 al 75% de los cristales urinarios felinos son de estruvita (fosfato amónico), mientras que sólo el 10-20% son de oxalo cálcico (aunque este porcentaje hoy en día tiende a cambiar). Otros cristales menos frecuentes son los de cistina, ácido úrico y urato de monio.

Tratamiento:

El tratamiento depende, sobre todo, de la naturaleza del cristal, de la presencia o no de urolitos y del estado general del animal. El tratamiento base consiste en dietas comerciales, bajo prescripción veterinaria, que el veterinario recomendará. Hoy en día existe una amplia gama de marcas que podemos utilizar, entre elllas Hills y Eukanuba. El porqué de la utilización de este tipo de alimento es debido a que ayudan a disolver los cristales presentes en la orina ya que modifican la composición de la misma y sobre todo el ph urinario, fundamental en la aparición de estos cristales.
Dependiendo de la naturaleza de los cristales (estruvita y oxalato fundamentalmente) utilizaremos un tipo de alimento comercial u otro, el tiempo de utilización puede ser de por vida o durante el tiempo que estime el veterinario.
Además, es normal que se sonde al gato durante unos días si presenta una obstrucción de la uretra y no puede realizar la micción, se le realizaran lavados por la sonda para ayudar a eliminar los cristales y evitar que el animal se obstruya de nuevo.
Como es frecuente que exista una infección de orina secundaria al proceso, el veterinario aplicará antibióticos de amplio espectro.
Por último señalar que si aparecen cálculos (urolitos) lo normal es el tratamiento quirúrgico.

OTITIS:

La otitis en perros y gatos:

Esta patología es muy frecuente en nuestras mascotas, sobre todo en los perros de razas que tienen las orejas caídas como puede ser el cocker Spaniel (inglés o americano), el Beagle o el Basset Hound.
El porqué de la predisposición de nuestros perros y gatos a la otitis reside en la disposición del C.A.E. (conducto auditivo externo), este es más ancho en su zona externa y va reduciendo su tamaño hacia el interior, a medida que nos acercamos al tímpano, la presencia de una rama vertical y de otra horizontal dan lugar a que no sea fácil su limpieza e higiene. Es por eso que el oído de nuestra mascota se considera un lugar de poca ventilación, húmedo, cálido y oscuro, siendo, por tanto, el perfecto cálido de cultivo de gérmenes y parásitos.
Las principales causas de otitis son las alergias, los parásitos (ácaros- Octodectes Cvnotis, sobre todo en gatos), cuerpos extraños (espigas) y la presencia excesiva de pelo (típico de caniches) en el C.A.E. dando lugar a que no hay la suficiente ventilación en el oído, malformaciones anatómicas y alteraciones de tipo endocrino.
La causa más frecuente de otitis es debido a la proliferación excesiva de bacterias en el interior del oído, las principales son del género Staphilococus y Pseudomona aeruginosa y por Malasezzia que es una levadura.
Los síntomas típicos de otitis son los siguientes:

  • Olor desagradable y fuerte.

  • Secreciones purulentas de color marronáceo o verdoso en el interior del c.a.e.

  • Sacudidas de la cabeza, o frotan la cabeza contra el suelo o contra los muebles.

  • El animal se rasca en las proximidades de las orejas (sobre todo cerca de la base de las mismas).

  • En casos en los que el dolor es muy intenso y el animal se rasca de forma incesante podemos encontrarnos con lo que se conoce como otohematoma que es una colección de sangre en pabellón auricular como consecuencia de la rotura de vasos sanguíneos de la oreja.

  • Si la inflamación es más seria y afecta al oído medio observaremos signos de desequilibrio, como dar vueltas en círculo, ladeo de la cabeza o movimientos anormales de los ojos.

Una vez que el veterinario ha diagnosticado la otitis en nuestro animal hay que dar una solución rápida a este problema, idóneamente realizar un cultivo y antibiograma para determinar de forma precisa que tipo de germen es el causante de la otitis y cuál es el antibiótico de elección en este caso.
Los tratamientos son largos, pudiendo llegar a las 2-3 semanas de duración y suelen ser gotas ópticas (dentro del oído 1-2 veces al día) que suelen contener uno o dos antibióticos combinado con un antiinflamatorio, pudiendo acompañarse de tratamientos orales dependiendo del caso.
Es muy importante una correcta higiene del C.A.E. antes del utilizar las gotas en el interior del oído, porque, de lo contrario no se absorberían de forma correcta, por ello debemos utilizar limpiadores auriculares destinados a este fin (Otoclena, Ear cleaner, Specicare) y una vez que tenemos la certeza de que el oído de nuestros perro o gato (con toallitas, gasas o bastoncillos juntos con los líquidos de limpieza).
Hay veces que si la otitis es crónica y no responde al tratamiento médico, la única posibilidad es el tratamiento quirúrgico para favorecer de forma artificial la ventilación del C.A.E.
La imagen típica de esta otitis causada por ácaros es la de múltiples costras que recuerdan a un grano de café por su color marrón negruzco y de aspecto seco. El tratamiento de este tipo de otitis incluye antiparasitarios tópicos e incluso baños antiparasitarios si la afección está muy extendida.

EL MOQUILLO CANINO:

Pocos dueños de perros no han oído hablar del “moquillo canino”, sin embargo, muy pocos de ellos saben con exactitud y certeza lo que el proceso significa.

Hoy en día, gracias a la vacunación que se practica de forma sistemática a los cachorros, la prevalencia de la enfermedad ha disminuido significativamente, aunque no es raro encontrar casos aislados, incluso en animales adultos. La importación y compra de cachorros en malas condiciones. El hacinamiento de los mismos en lugares que no reúnen las condiciones higiénicas mínimas necesarias, los viajes sin control sanitario y la falta de revacunaciones anuales de los animales adultos son las causas más frecuentes del rebrote del virus del moquillo canino.

¿Qué es el moquillo?

El moquillo o enfermedad de carré es una enfermedad infectocontagiosa de carácter grave que afecta al perro y a otros cánidos (lobos, zorros) y de forma muy especial al hurón.
Puede afectar a animales de cualquier edad, aunque es más frecuente su aparición en cachorros de pocas semanas (3-6 meses aproximadamente), que conviven con otros perros y en malas condiciones sanitarias. El virus es un morbilivirus (familia paramyxoviridae) cuyo contagio se produce, especialmente, por el contacto directo de un perro enfermo con otro sano, mediante las secreciones producidas por el lamido, la tos, los estornudos, etc. El perro enfermo contagia el suelo, el agua de bebida, la comida, y, en general, todo lo que esté en contacto con él. Este virus es muy resistente al frío y la congelación.
La enfermedad se propaga en primer lugar por el árbol respiratorio, ganglios linfáticos, sangre y otros tejidos, llegando por último al sistema nervioso. El periodo de incubación es variable, como mínimo de cuatro días.

¿Cuáles son los síntomas?

Son muy variables, suele aparecer en cachorros no vacunados, aunque también puede darse en animales adultos que han tenido contacto con animales infectados. En una primera fase aparecen conjuntivitis y secreciones oculares, procesos respiratorios como rinitis, estornudos, laringitis y secreciones mucopurulentas por la nariz (de ahí el nombre de la enfermedad), también son frecuentes las diarreas, pústulas en piel y el endurecimiento y posterior agrietamiento de las almohadillas plantares.
La fiebre es muy frecuente en todas las fases de la enfermedad.
En una segunda fase del curso de la enfermedad, de peor pronóstico, el virus llega al sistema nervioso, apareciendo tics (faciales, típicos de la enfermedad), convulsiones, incordinaciones motoras e incluso cuadros de epilepsia. La enfermedad se puede ver agravada si el animal además tiene parásitos intestinales cutáneos.
El desenlace de la enfermedad suele acabar con la vida del animal y los que sobreviven suelen quedar con secuelas (epilepsia, tics)
Hoy en día la enfermedad suele aparecer de forma algo diferente, en animales mal vacunados (sin las dosis o repeticiones oportunas) el moquillo puede pasar desapercibido en las primeras fases y presentar sólo cuadros nerviosos, pulmonares o cutáneos.
El diagnóstico es sencillo y rápido mediante análisis serológicos de sangre o de secreciones del animal sospechoso. A partir de la observación por parte del veterinario de los síntomas típicos de la enfermedad (que también son comunes en sus primeras fases a los síntomas de otras enfermedades).

Prevención:

Los cachorros reciben de su madre anticuerpos por el calostro de la leche (si ésta ha sido vacunada previamente) en sus primeras 24 horas de vida. Al mes y medio de vida hay que administrar al cachorro la primera dosis (que suele ir acompañada de la dosis contra el parvovirus), posteriormente a los 15 días se le aplica la segunda dosis (asociada a hepatitis, leptospirosis y parvovirus) y después de otros 15 días se le administra el último refuerzo. La revacunación anual es altamente recomendable para mantener niveles de inmunidad elevados.
Los animales que superan la enfermedad suelen quedar inmunes. Cuando aparece un foco de moquillo en alguna camada o criadero, la lejía es buen aliado para desinfectar los útiles y las instalaciones donde estén los perros.
Hay que extremar las precauciones en todos los casos. Estancias en residencias caninas, viajes, contactos con animales desconocidos. La vacunación es la única arma eficaz contra el moquillo.

LA VACUNACIÓN EN PERROS Y GATOS:

Las personas que tienen animales de compañía deben preocuparse por la salud de los mismo, por eso tenemos que protegerlo, vacunándolos frente a enfermedades muy peligrosas y de fácil contagio entre ellos.
Los cachorros están protegidos durante las primeras semanas por las defensas que han adquirido a través de la leche de la madre, que, durante las primeras horas de vida les aporta el “calostro” que contiene inmunoglobulinas, sin embargo, con el paso del tiempo estas defensas disminuyen y es necesario aumentarlas artificialmente mediante el uso de vacunas. La edad para la primera vacunación se suele hacer a los 45 días de vida del animal, y suele ser frente el parvovirus y moquillo o sólo frente al parvovirus. Es importante que el veterinario haga una revisión previa antes de la vacunación para comprobar el estado de salud del animal. Junto con esta primera vacunación se puede realizar la desparasitación interna del cachorro.
A los 15 días de la primera vacuna se le administra la segunda vacuna, que es la llamada “trivalente” o “tetravalente” dependiendo de la inmunidad que le proporcione al cachorro frente a 3 o 4 enfermedades, normalmente frente a parvovirus y moquillo y también frente a leptospirosis y hepatitis infecciosa canina o también contra parainfuenza. A los 15 días de la segunda vacuna se le pone la última vacuna de cachorro, que suele ser la misma que se le puso la segunda vez o las llamadas polivalentes que suelen contener lo mismo que la segunda vacuna más herpes, virus o traqueobronquitis, siendo éstas más completas. Con esta última vacuna se suele hacer de nuevo una desparasitación. Opcionalmente se le puede administrar una cuarta vacuna. Al cabo de 7-10 días desde la aplicación de la última vacuna nuestro cachorro puede salir a la calle, ya que hasta que no tiene todas las vacunas no puede salir fuera de casa ni ser bañado.
Por último, antes de que el perro cumpla 6 meses se le deberá vacunar con la antirrábica (que es obligatoria por ley) junto con el chip.
Es muy importante realizar revacunaciones anuales con la antirrábica y la polivalente todos los años durante toda la vida del animal.

LA TOXOPLASMOSIS:

La Toxoplasmosis es una infección producida por un parásito llamado Toxoplasma gondii que vive en el intestino del gato. Aunque estos animales puedes transmitir el parásito, la infección generalmente se contrae al consumir carne cruda o poco cocinada.

Muchas personas están infectadas por este parásito aunque sus defensas impiden que se desarrolle la enfermedad; sin embargo en las personas inmunodeprimidas la toxoplasmosis puede ser una enfermedad grave, de igual manera, los fetos son sensibles a este parásito, por lo que las mujeres embarazadas deben tomar precauciones especiales para evitar infectarse.

¿Cómo nos podemos contagiar?

La vía más común es por el consumo de carne cruda o poco cocinada que esté infectada, también, aunque mucho menos frecuente, tras manejar carne cruda transmitiéndose la infección por no lavarse las manos y llevárselas después a la boca. El cocinado adecuado asegura la destrucción de los quistes del parásito. Otra vía de infección es por el manejo poco higiénico de los excrementos del gato o de la caja de arena. Menos frecuente es el contagio por el consumo o manejo de vegetales crudos contaminados por heces de gatos.

El gato se infecta por el consumo de carne de animales con el parásito o cuando caza pequeños roedores, es importante señalar que los gatos generalmente eliminan el parásito, durante la primera infección, una sola vez en la vida, ya que después desarrollan defensas que impiden nuevas infecciones, además de que el periodo de eliminación de los quistes en las heces del gato es de tan sólo 2-3 semanas.

¿Qué síntomas provoca la toxoplasmosis en nuestro gato?

Generalmente no tienen ningún síntoma, o si lo tienen son comunes a otras enfermedades (pérdida de peso, diarrea, fiebre). Igualmente en las personas tampoco provoca síntomas, salvo en individuos con defensas disminuidas y en mujeres embarazadas, si ocurre la infección en los dos primeros tercios de la gestación es poco probable que afecte al feto; si lo hace (2 de cada 10 casos) provocará malformaciones, abortos, pudiendo nacer el niño con secuelas como retraso mental, ceguera o sordera; mientras que lo hace al final de la gestación (6 de casa 10 casos) las secuelas son leves si las hubiera.

Las precauciones a tener en cuenta si la mujer está embarazada o lo va a estar son en primer lugar hacerse un análisis de sangre y si es positivo no tendrá que tomar ninguna medida ya que significa que la mujer ha desarrollado defensas frente al toxoplasma, mientras que si es negativo las medidas a adoptar serán las siguientes: comer carne bien cocinada, lavarse bien las manos después de manejar carne cruda o vegetales, no permitir acceso al exterior de nuestro gato, alimentarlos con pienso comercial o en su defecto carne bien cocinada, dejar que otra persona limpie la arena del gato diariamente y lavarse bien las manos después de tocar el gato, su arena o el suelo done haya estado.

LA TIÑA:

Los agentes responsables de esta enfermedad son los llamados hongos o dermatofitos, que viven en el pelo, la pluma, uñas y la capa más superficial de la piel.
Hay muchas especies de hongos, pero en los perros la infección se produce con más frecuencia por el Microsporum canis al igual que en el gato. La relación del gato con este tipo de hongo (Microsporum canis) es muy especial, ya que puede ser portador del mismo sin manifestar ningún síntoma pero transmitirlo a personas.

El contagio de la tiña se produce en condiciones especiales, tales como cuando no funcionan de forma adecuada los mecanismos de defensa de los animales: animales bañados con excesiva frecuencia, con champús inadecuados eliminan el sebo protector de los animales e incrementan la humedad de la piel de nuestro animal, favoreciendo el contagio y multiplicando el hongo.

El acicalamiento de los gatos dificulta la infección de los hongos, ya que eliminan formas infectivas evitando que alcancen la piel, de todas las razas, el persa tiene más predisposición a padecer esta enfermedad.
Por supuesto animales desnutridos o enfermos están más predispuestos al contagio de esta enfermedad.

El contagio puede ser directo, de un animal a otro o de un animal a persona o indirecto a través de cepillos, toallas o máquinas de pelar.

El síntoma más frecuente, (algunos gatos ni los manifiestan), consiste en unas depilaciones redondeadas (calvas) que se suelen localizar en la cabeza o en las extremidades delanteras, aunque si no se pone remedio puede extenderse.

En el perro suele aparecer en la cara, orejas, pata y rabo.
Cuando el hongo se contagia a las personas la lesión adopta forma de anillo rojizo y puede aparecer en varias zonas del cuerpo.
El tratamiento de la tiña consiste en combinar un tratamiento tópico (a base de pomadas antifúngicas o baños con champús medicados y otro sistémico (antifúngicos vía oral). Es conveniente aislar al animal que tenga tiña si en la casa hay más animales que no se han contagiado y desinfectar el hábitat de nuestro animal.
Una higiene adecuada, con agua y jabón, después de haber tenido contacto con nuestro animal suele ser suficiente para prevenir el contagio, del mismo modo se aconseja que los niños pequeños no entren en contacto con estos animales.

LA RABIA:

Es una enfermedad de carácter grave, producida por un rabdovirus, que se transmite por la mordedura de animales, principalmente el perro. Esta enfermedad llega a causar la muerte del individuo.

Afortunadamente en España la rabia no es un problema ya que se realizan campañas de vacunación anualmente (en la península no existe rabia desde hace más de 20 años, mientras que en Ceuta y Melilla pueden aparecer casos). En lugares como Asia es un problema muy frecuente, en la actualidad en los países desarrollados la rabia está muy bien controlada, por ejemplo el número de personas que mueren al año de rabia en los EE.UU. es de 1 a 3, mientras que en Europa no llega a los 10, principalmente en los países del este.

La rabia está producida por el rabdovirus, un virus que se encuentra en el perro en los países del tercer mundo y en el zorro en los países europeos, estos dos reservorios del virus contagian la enfermedad cuando muerden a otros animales: perros, gatos, ganado, caballo y, por supuesto, al hombre.

Otro tipo de reservorio animal son los murciélagos chupadores de sangre, en Europa no es frecuente el contagio a través de estos, pero sí en zonas de Hispanoamérica.

El contagio de la rabia se produce por mordedura del animal rabioso. Después de la mordedura se produce una ascensión lenta del virus por los nervios hasta llegar al cerebro, allí se disemina de forma rápida a otras partes del cuerpo incluyendo glándulas salivares. Cuando el virus llega a las glándulas salivares si muerde a otro animal o a otra persona puede transmitirle la enfermedad.

Los síntomas son: cambio en el comportamiento del animal, incluyendo ataques de furia, cambio en el ladrido, babeo excesivo, etc. al final estos animales mueren por parada respiratoria, el curso de la enfermedad transcurre en dos semanas aproximadamente.

¿Cómo prevenir el contagio?

Mediante la vacunación sistemática de los animales anualmente.
En España la obligatoriedad o no de la vacunación depende de las comunidades autónomas, en la mayoría es obligatorio, incluida la comunidad murciana.
La vacunación contra la rabia se realiza entre los 3 y 6 meses de edad del animal, y se revacuna anualmente. En los gatos es voluntaria.

LA OBESIDAD:

Salvo raras ocasiones, un perro o gato obeso no nace sino que se hace, así que nosotros como propietarios debemos tener constancia de lo que debemos hacer y no hacer para no convertir a nuestra mascota en un animal gordo.

La obesidad es el principal problema nutricional que hoy en día aparece en nuestras mascotas. Un animal se considera obeso cuando su peso corporal es superior en un 15% al del estándar racial.
La incidencia del sobrepeso aumenta con la edad y es más frecuente en hembras que en machos en los perros, mientras que en los gatos suele ser al contrario.
Las razas de perro más predispuestas son el Cocker Spaniel, Labrador Retriever, Beagle, Basset Hound, Cairn Terrier entre otras.
Las causas más comunes que dan lugar a que nuestro animal se convierta en obeso son las siguientes:

  • Competición de la comida con otros animales.

  • Dietas inadecuadas, para la edad, actividad o el peso del animal.

  • Poco ejercicio diario.

  • Mezclas de pienso con comida casera, comidas enlatadas.

  • Alteraciones de tipo endocrino (por ejemplo diabetes), alteraciones del comportamiento o patologías cerebrales entre otras.

  • La castración del macho obariohisterectomía en la hembra es otra causa común de obesidad, sobre todo si no viene acompañada de una dieta y ejercicio adecuado.

  • Ofrecimiento constante y continuo de alimento por parte del dueño. Es muy típico que el animal desayune, coma y cene al mismo tiempo que el dueño con la misma comida o las sobras de la misma.

  • La principal, lógicamente, es cuando come más de lo que necesita, es decir, la energía en forma de comida que el perro o gato asimila en la dieta es superior a lo que gasta de forma natural durante el ejercicio diario, el gasto fisiológico, etc.

  • Darle a nuestra mascota excesivos premios, número de comidas al día o dejarle el comedero lleno de comida todo el día y rellenándoselo cada vez que veamos que baja el contenido, que este hábito hará que a nuestro animal le guste el picoteo.

Las consecuencias de tener un perro o gato obeso son lógicas, y las más importantes son:

  • Problemas en la piel y en el parto si es una hembra.

  • Problemas respiratorios, ahogos y fatigas durante y tras el ejercicio.

  • Disminución de la actividad física y del estado en general de nuestra mascota.

  • Mayor predisposición a tumores, infecciones y problemas óseos y articulares.

  • Problemas hepáticos (el llamado hígado graso) y reproductivos (sobre todo infertilidad).

  • Problemas cardiacos, es muy frecuente que un perro gordo y viejo tenga problemas de corazón.

HIPERTENSIÓN:

La diabetes en los perros

La diabetes es una enfermedad cada vez más frecuente en los perros y gatos por lo que conviene saber algo más de esta enfermedad.

Todos los seres vivos necesitan energía para desarrollar las funciones vitales de nuestro organismo, esa energía la obtenemos de los alimentos, y mediante la digestión se reducen a glucosa (entre otros), esta glucosa es la base principal de la energía tan necesaria para el funcionamiento del organismo de nuestra mascota.
El páncreas de nuestro perro es el órgano encargado de regular la glucemia (los niveles de glucosa en sangre) mediante la síntesis y secreción de una hormona llamada insulina. Esta hormona concretamente es fabricada por las células beta pancreáticas localizadas en los llamados islotes de Langerhans.

Existen dos tipos de diabetes:

  • Diabetes Mellitus tipo 1: conocida también como insulino-dependiente.

  • Diabetes Mellitus tipo 2: conocida también como no insulino-dependiente.

A diferencia de los gatos, casi todos los perros tienen una diabetes tipo 1, caracterizada por hipoinsulinemia (poca insulina en sangre) y una necesidad absoluta de insulina externa.

La diabetes mellitus en el perro es multifactorial, los factores que pueden desencadenar el proceso pueden ser genéticos, raciales (los caniches son muy propensos a padecerla), destrucción inmunomediada de los islotes, obesidad y pancreatitis. En el perro, debido a que suele ser del tipo 1, la pérdida de la funcionalidad de las células es irreversible dando lugar a un tratamiento con insulina de por vida.

Los síntomas de esta enfermedad son muy variados. Se suele presentar en perros principalmente adultos (7 a 10 años) con mayor incidencia en hembras. Las razas más predispuestas son los Pinscher miniatura, Caniche, Teckel, Schnauzer miniatura, Beagle y las que menos el Pastor Alemán, Boxer, entre otros. A los gatos suele afectar a todas las edades, principalmente a los mayores de 6 años, con mayor incidencia en los machos.

Los síntomas principales son:

  • Poliuria (orina mucho)

  • Polidipsia (bebe mucho)

  • Polifragia (come mucho)

Además, suelen aparecer cataratas, pérdida de peso (queman toda la energía disponible en el organismo), pérdida de pelo, fuerte olor en la orina (por la presencia de cuerpos cetónicos). Los síntomas más graves son la deshidratación, vómitos, hiportemia, debilidad y pudiendo llegar al coma diabético.
El pronóstico de esta enfermedad es bueno si no nos encontramos ante la forma complicada y siempre que la tratemos a tiempo.
El tratamiento comprende un régimen dietético (existen ya en el mercado dietas para diabéticos), ejercicio físico y sobre todo la administración diaria de insulina que puede ser una vez al día o dos veces al día.

LA ALERGIA DE PERROS Y GATOS:

En la primavera empiezan a aparecer las tan temidas alergias para nosotros y también para nuestras mascotas.

Estas reacciones alérgicas se producen al ponerse en contacto nuestra mascota con agentes del tipo de ácaros, hongos, polvo, insectos, flores, alimentos, etc.
Los problemas alérgicos suelen aparecer cuando el animal es aún joven y puede dar lugar a que el animal se lama, rasque y muerda, haciendo que empeore la inflamación y el picor.

Hay muchos tipos de alergia, una de las más comunes es la llamada Atopía, consiste en que cuando el animal entra en contacto con la sustancia que le provoca la alergia da lugar a una dermatitis que cursa con picor intenso, los animales se lamen, se frotan contra objetos dando lugar a ronchas (sobre todo entre los dedos) depilaciones e incluso infecciones secundarias.

Otras alergia son las rinitis y conjuntivitis que originan mucosidades claras que pueden ser muy molestas para muestras mascotas.

Las bronquitis alérgicas provocan una tos crónica y seca sobre todo después del ejercicio, este tipo de alergia es más típica del perro que del gato.

Las denominadas dermatitis por contacto, dan lugar a alergia a algo que el animal toca frecuentemente (su collar, su cama, etc.) las zonas más afectadas son el abdomen, axilas, parte de los muslos, orejas y zona perineal.

Las lesiones son zonas sin pelo, enrojecidas, con pequeñas vesículas, exudados, costras, zonas pigmentadas y la piel aparece engrosada y descamada en algunos casos.

La picadura de un insecto (sobre todo pulgas o mosquitos) o de un ácaro puede provocar una reacción alérgica dando lugar a bultos en el morro y párpados.

En el caso de la alergia a la picadura de la pulga (D.A.P.P. Dermatitis alérgica a la picadura de la pulga) es muy típica de la lesión, que aparece en el lomo cerca del rabo. El animal no para de rascarse, se lame y muerde dando lugar a verdaderos destrozos de la piel de la zona. Es necesario desparasitar a nuestro animal al mismo tiempo que administrarle antihistamínicos para aliviarle el dolor, llegando incluso a colocarle un collar isabelino hasta que la piel regenere y el picor desaparezca.
Identificar la causa de la alergia no siempre es fácil, ya que hay que estudiar el entorno en el que vive el animal, por donde pasea y la comida que come.
Incluso se puede determinar el tipo de alergia partir de un análisis de sangre, con la determinación de inmunoglobulinas específicas en el suero.

Los problemas alérgicos, en principio, no ponen en peligro la vida de nuestro perro o gato, a no ser que ocurra la denominada reacción anafiláctica, en la que el organismo reacciona de forma exagerada y violenta frente a la exposición del alérgeno, dando lugar a una liberación de sustancia vasoactivas que provocan picor intenso, hipotensión, arritmias, taquicardias, broncoconstricción e incluso shock, esta situación se considera una urgencia veterinaria.

Por último, destacar que también pueden aparecer alergias alimentarias, a un determinado componente del pienso que coma nuestra mascota, pollo o carne de vaca sobre todo, entonces tendremos que cambiarle la dieta por una dieta hipoalergénica, y también se dan alergias a plantas o vegetales, que en un momento determinado se coma nuestro perro o gato como la adelfa, trébol, belladona y sobre todo en esta época a la procesionaria del pino, resultando muy peligrosa cualquier contacto con ella.

VARIOS:

El pasaporte de nuestra mascota:

Los perros, gatos y hurones que viajen por la Unión Europea deben tener pasaporte. El animal en cuestión deberá estar identificado con microchip o tatuaje.
La elaboración de dicho pasaporte se decidió obligatoria en la Comisión Europea del 26 de noviembre de 2003.

Dicho pasaporte es como el de las personas, más pequeño y con 36 páginas de papel offset de seguridad con fibras ópticas para evitar falsificaciones.
El idioma utilizado en el pasaporte español es el castellano y el inglés, en los respectivos países de la UE se cambiará el castellano por la correspondiente lengua oficial junto con el inglés.

En las páginas interiores tenemos un espacio reservado para los datos del propietario, descripción del animadatos sobre la identificación del animal. También encontramos apartados reservados para que se reflejen las vacunaciones, test serológicos y desparasitaciones contra garrapatas y gusanos.

Antes de viajar, el veterinario deberá sellar un documento que certifique el buen estado del animal.

Este documento permite unificar criterios de las diferentes Comunidades Autónomas en lo que se refiere a la situación sanitaria del animal, además es más completo y estandarizado que las actuales cartillas veterinarias. Está prohibida la circulación de mascotas menores de 3 meses porque no han sobrepasado la edad mínima para la vacunación de la rabia.

El límite está fijado en 5 ejemplares, por encima de eso se considerará desplazamiento comercial.

El nuevo pasaporte es válido también para los traslados de mascotas a países vecinos con el mismo estatus que la UE respecto a la rabia como son: Andorra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino, Suiza y Ciudad del Vaticano.

Para los desplazamientos a Irlanda, U.K y Suecia, necesitaremos pasaporte y un test antes de viajar que certifique que la vacuna de la rabia le ha dado inmunidad.

El comportamiento de los gatos:

Nociones acerca del comportamiento de los gatos. Comprender la conducta del gato conlleva aplicar parte de psicología. Su comportamiento varía a lo largo de su vida, desde la actividad incesante de los primeros meses hasta la tranquilidad de sus años finales. También dependerá de la raza dado que no es igual un siamés que un persa.
Si decidimos compartir nuestra vida con un gato debemos hacernos una serie de preguntas como si queremos macho o hebra, la raza, la edad para adquirilo. Es importante saber que su integración en el hogar variará según su edad. Cuanto más joven más rápido se acostumbrará mientras que en un adulto puede tardar meses. Si le vamos a introducir en un hábitat donde ya vivía previamente otro animal, es recomendable que entonces sea joven para que la aceptación por su parte sea mayor.
La elección del sexo del gatito no es tan relevante, ya que hoy en día la mayoría están castrados o esterilizados. Esta práctica suprime los problemas del celo y alarga la vida de nuestra mascota. En cambio sí es importante la elección de la raza, en general los gatos persas son más tranquilos que los siameses.

A pesar de la fama de animales independientes y cazadores no conlleva que no se relacionen con otros individuos de su especie. Se suelen juntar y establecer jerarquías sociales donde se reconocen y cuidan de los gatitos.

Los gatos marcan su territorio estableciendo una serie de marcas, como la orina en objetos o arañazos. También frotan la cabeza y la cola contra objetos. Otro mecanismo para reconocerse es el olor corporal marcando también el territorio.
Métodos de comunicación como posturas, expresiones y sonidos son característicos de los gatos. Cuando un gato se enfada dirige las orejas hacia atrás y mantiene la cola baja con diversos sonidos. Los murmullos son sonidos suaves que se suelen emitir con la boca cerrada, mientras que el ronroneo es el más popular de los sonidos gatunos, éste es un sonido continuo que puede emitirse durante largos peridos de tiempo, lo normal es que cuando nuestro gato emita este sonido indique satisfacción, aunque también pueden ronronear cuando sienten dolor.

También chillan, gruñen y bufan, sonidos que emiten cuando están estresados o en peligro.

Contacta con nosotros para más información

© 2019 CENTROS VETERINARIOS CABOMANGA Todos los derechos reservados
Producido por PA Digital